http://www.guias-viajes.com

El Carnaval en Argentina

Las celebraciones de carnaval en la República Argentina varían marcadamente entre regiones. Merecen especial atención las festividades en:

  • Corrientes
  • Entre Ríos
  • Ciudad de Buenos Aires
  • Salta y Jujuy

Los carnavales de la región andina (especialmente en las provincias de Salta y Jujuy) y en la ciudad de Buenos Aires son los más tradicionales. En el año 1976, el gobierno militar eliminó el feriado de Carnaval del almanaque, alegando ganar mayor cantidad de días productivos. La recuperación de los mismos es reclamada por varios grupos, especialmente comparsas y murgas que trabajan todo el año para brindar este espectáculo. En el año 2005 el gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires resolvió que los días de carnaval serían feriado para los trabajadores del ámbito público de esa ciudad.

El carnaval de Corrientes y Entre Ríos:

En la región mesopotámica la celebración combina disfraces, desfiles, y fiestas en la calle, de manera muy similar a los mejor conocidos carnavales brasileños. Se realiza sobre todo en horario nocturno a lo largo de las calles destinadas a tal fin, o, en algunas ciudades, en las instalaciones específias. Las comparsas participantes elaboran cada año un tema o argumento que desarrollan a través de las distintas secciones de la comparsa y en coreografías representativas. Los trajes típicos son trajes de fantasía cubiertos de piedras, lentejuelas, canutillos y plumas.

En la provincia de Corrientes la tradición de Carnaval se remonta al siglo XIX, antes de la Guerra de la Triple Alianza, cuando la notable población negra de Corrientes Capital homenajeaba a San Baltazar con música y baile. Comenzó a celebrarse el Carnaval en gran escala en la década de 1960. La influencia del Brasil es evidente en el diseño de trajes y la organización de los desfiles, moldeados al estilo de las escolas de samba de ese país; la tradición uruguaya se muestra también en la música, con fuerte influencia del candombe. Además de la capital provincial, las localidades en donde la festividad tiene mayor relevancia son la fronteriza Paso de los Libres, Santo Tomé, Goya, Esquina, Bella Vista, San Roque y Empedrado.

La ciudad de Corrientes se autodenomina la Capital Nacional del Carnaval; los desfiles tienen lugar a lo largo de más de 500 metros en una de las principales avenidas de la ciudad. Entre las comparsas más destacadas y de mayor trayectoria se encuentran Ará Berá, Copacabana y Sapucay. En Monte Caseros se festeja bajo la denominación Carnaval del Arte.

Desde Corrientes la costumbre se trasladó a Entre Ríos, celebrándose principalmente en Concordia y Concepción del Uruguay, aunque el centro carnavalesco más importante es Gualeguaychú, donde se construyó un escenario dedicado a la fiesta llamado corsódromo, con capacidad para 35.000 espectadores sentados.

Las principales comparsas de Gualeguaychú son Papelitos del Oeste, O' Bahía, Marí Marí, Kamarr y Ara Yeví, todas con más de veinte años de antigüedad. En los últimos años, por razón de la crisis, de las cinco grandes comparsas sólo desfilan tres cada año, pues está comprobado que el reparto de las utilidades no es compensatorio si se divide entre cinco.

Las comparsas de Gualeguaychú tienen un límite de 250 integrantes como máximo y un tope de cuatro carrozas y cuatro trajes de fantasía. Esta limitación también ha sido establecida por razones económicas.

Es un gran atractivo turístico, y las diferentes comparsas compiten entre sí para ser elegidas ganadoras por el jurado que evalúa diferentes aspectos de su organización Los rubros que el jurado evalúa son carrozas (alusividad al tema, proporciones, formas , color, iluminación, construcción y terminación), vestuario (diseño, confección y fidelidad al tema), música y baile (letra, melodía, canto, ejecución, espíritu carnavalesco y expresividad corporal). Algunas comparsas invitan a figuras del espectáculo modelos de renombre nacional para sumar atractivo a sus realizaciones.

El carnaval de Salta y Jujuy:

Los carnavales del norte argentino son marcadamente diferentes de los celebrados en otras regiones del país. Comparte características con los que se realizan en Perú, ya que han tomado costumbres ancestrales incas, a las que han fusionado con nuevos elementos.

En Jujuy, se celebra especialmente en la quebrada de Humahuaca mientras que el valle de Lerma es el principal lugar de celebración en la provincia de Salta, aunque los festejos se extienden por todas las localidades de ambas provincias.

Los hitos más importantes dentro de las ceremonias de carnaval son el desentierro y el entierro del diablo de carnaval

Una semana antes al carnaval comienzan a desarrollarse carnavalitos y bailecitos, en donde se bailan danzas tradicionales. Durante la celebración del carnaval grande los participantes acompañan a las comparsas y se congregan en los alrededores de los pueblo para llevar a cabo la ceremonia de "desentierro del carnaval" y finalmente, una semana después, el "carnaval chico"(el entierro).

Las comparsas y participantes se reúnen alrededor de mojones de piedra, generalmente ubicados en las afueras de la ciudad y se procede a desenterrar al Diablo Carnavalero que simboliza al rojo sol, que según la creencia es quien fecunda a la Pacha Mama (madre tierra), dando origen a las semillas, raíces, troncos, follajes y frutos de la región.

Los diablos aparecen antes del comienzo de la ceremonia. Una vez finalizada la ceremonia todos bajan cantando canciones y se tiran agua, harina, talco y serpentinas. Luego van por las casas cantando coplas.

El Domingo de Tentación finalizan los festejos con la ceremonia de enterrar al diablo, que volverá a su escondite con hojas de coca, alcohol y cigarrillos para permanecer enterrado durante un año.

Carnavales históricos

El carnaval comenzó a celebrarse a partir del 1600, mezcla de legado español y el candombe bailado por los esclavos negros.

Los bailes de carnaval se comenzaron a realizar en locales cerrados a partir del año 1771. Al principio eran organizados en casas particulares y luego se trasladaron a los clubes barriales. En 1858 aparece la primera comparsa y en 1869 se realiza el primer corso, con la participación de máscaras y comparsas. Al año siguiente, se incorporan carruajes.

Entre finales del siglo XIX y las primeras décadas de 1900, los corsos alcanzaron su máxima popularidad, pero a partir de 1915 las comparsas comenzaron a desaparecer, y surgen las murgas, con características diferenciadas en el tipo de música y formas de manifestación, siendo más grotescas y picarescas.

Carnavales actuales

Las murgas y agrupaciones artísticas partcipan en corsos itinerantes por los diferentes barrios de la ciudad durante todos los fines de semana del mes de febrero. En 1997 la legislatura de la ciudad lo declara Patrimonio Cultural de la Ciudad.

Las principales murgas son Los Mocosos de Liniers, Los Cometas de Boedo, Los Viciosos de Almagro, 'Atrevidos por Costumbre', Los amantes de la Boca, Malayunta y muchas más.

En el año 2000 por primera vez las murgas fueron evaluadas por un jurado organizado por la Comición de Carnaval del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Con esta determinación se intenta crear motivación para aumentar la calidad de los diferentes grupos. Aunque la conformación de los jurados ha generado muchas dudas por los resultados poco claros y tendenciosos.

En los listados oficiales figuran en estos momentos más de 130 murgas y hay muchas más intentando entrar al circuito de Corsos participando en los concursos de precarnaval.

Junto con los carnavales del NOA (jujuy, salta, catamarca, la Rioja,...) los carnavales de la Ciudad de Buenos Aires son los más tradicionales respetando un legado histórico que no está fuertemente contaminado por los Carnavales brasileños de Rio de Janeiro, como lo están la mayoría de los del litoral argentino (Corrientes, Gualeguaychú, etc.)

Carnaval y agua

Una práctica común en tiempo de carnaval es jugar con agua. En el siglo XIX era costumbre rellenar huevos con agua para después lanzarlos. Las familias de clases más acomodadas compraban huevos de ñandú para tal fin. También se llenaban con agua de colonia. Otros objetos utilizados para landar agua eran bolsas de papel, pomos, baldes o jarros. En estos juegos participaban tanto grandes como chicos. En la actualidad, los niños son quienes juegan con agua entre sí durante el día por las calles de los barrios, llenando pequeños globos con agua.

 

< Anterior   Siguiente >





Relatos de tus Viajes

Relatos Viajes

Lugares del Mundo

Viajeros Viajando


   21 invitados conectados
¿Qué viaje harías ahora mismo?
  
| Home | Cuéntanos tu viaje | Africa | América | Asia | Europa | Oceanía | Tus viajes | Rutas | Viajar por España |